OPINION

EDITORIAL: Derechos


En materia de derechos, en el Ecuador estamos todavía bien retrasados. Citemos algunos ejemplos.

En materia de derechos, en el Ecuador estamos todavía bien retrasados. Citemos algunos ejemplos.

El país sufre una vorágine migratoria de hermanos venezolanos, peruanos y colombianos, no de ahora, sino que es un fenómeno con el que convivimos no menos de veinte años. ¿Existe en el Ecuador una real política migratoria para atender humanitariamente a quienes llegan al país, ya sea de paso o para radicarse?

Pero vamos más allá. Luego del fenómeno emigratorio tras la crisis bancaria, ¿han existido reales políticas de atención integral, no solo para migrantes retornados, sino para las familias de aquellos migrantes que siguen en el exterior?

Atención a migrantes no es solo darles plata o bonos, o exonerarlos de impuestos para que se recuperen económicamente.

Tras el fenómeno migratorio existen daños mucho más allá de la falta de dinero, pues la desintegración familiar ataca de forma alarmante el autoestima de los hijos de migrantes.

A veces nos preguntamos: ¿Por qué tanto suicidio?, ¿Por qué en la última década existen tantos divorcios?, ¿Por qué ha aumentado la drogadicción?, etc., etc., etc.

Pero la garantía de derechos también tiene que ver –y mucho– con otros temas, como la equidad de género, acceso a la salud, derechos de los grupos minoritarios, históricamente excluidos, como los LGBTI, etc.

En materia política, en la Asamblea Nacional, solo el 40 % de legisladores son mujeres, pese a que en población, son mayoría en nuestro país.

Ayer inició un nuevo período de acuartelamiento en el país, pero por primera vez en la historia, nuestras Fuerzas Armadas receptan mujeres. Lo curioso es que no en todo el país pudieron hacerlo.