DEPORTES

Gareth Southgate, de moda


San Petersburgo.- Está cerca Gary Southgate de hacer historia, de situar a la selección de Inglaterra por segunda vez, la prime ra sin ser anfitriona, en la final de un Campeonato del Mundo.

San Petersburgo.- Está cerca Gary Southgate de hacer historia, de situar a la selección de Inglaterra por segunda vez, la prime ra sin ser anfitriona, en la final de un Campeonato del Mundo.

Han tenido que dejar atrás veintiocho años, desde que fue cuarta en Italia 1990, para reubicarse entre las cuatro mejores de este torneo. Casi tres décadas y el peso del permanente desengaño.

El Mundial conseguido en 1966 es el único logro inglés, siempre con más sombras que luces. Con más desilusión que aliento. Con más frustración que esperanza.

Es Inglaterra un equipo al que de forma habitual le ha acompañado el glamour. La imagen de los recintos llenos cada semana, la pasión y la emoción de cualquiera de sus partidos y el potencial de sus clubes, convierte su fútbol en un producto ejemplar para el resto del Viejo Continente.

Rusia 2018, sin embargo, ha puesto sobre el escenario una nueva Inglaterra. Sin nombres de tanta repercusión y puede que sin el garbo de antaño. Con estilo y recursos sobre el césped. Con eficacia y convicción.

Sabe este exjugador, sometido a crítica por el error de un penalti lanzado en Wembley contra Alemania en el Campeonato de Europa de 1996, que la cantera está por detrás.

Goza de salud este fútbol, campeón del Mundo sub 17, sub 20, campeón europeo sub 19 y sub 17 y subcampeón continental de la sub 21.

Pocas veces antes Inglaterra tenía tan cerca el éxito en la absoluta, que solo fue superado por Bélgica en el terreno de juego y que salió airoso del contratiempo de Colombia, a la que eliminó por penaltis. Superior a Suecia, le espera ahora Croacia en semifinales para ampliar su historia.