OPINION

Gobernabilidad democrática


Para fortalecer nuestra Democracia y el Estado de Derecho, se hace necesario prevenir y combatir a la corrupción, ya que ésta debilita la Gobernabilidad Democrática y disminuye de forma significativa la confianza de la ciudadanía en las instituciones, impactando negativamente en el goce práctico de los derechos humanos y el desarrollo sostenible de nuestras poblaciones.

Para fortalecer nuestra Democracia y el Estado de Derecho, se hace necesario prevenir y combatir a la corrupción, ya que ésta debilita la Gobernabilidad Democrática y disminuye de forma significativa la confianza de la ciudadanía en las instituciones, impactando negativamente en el goce práctico de los derechos humanos y el desarrollo sostenible de nuestras poblaciones.

El gobierno debe fortalecer la transparencia de su gestión, dar acceso a la información, protección a quienes denuncian, garantizar el respeto a los derechos humanos y la libertad de expresión. Esto supone mayor claridad en el financiamiento que las organizaciones políticas utilizan en los procesos electorales, prevenir sobre precios en las contrataciones de obras públicas, en los procesos de compras públicas, etc.

Se debe fortalecer a las instituciones otorgándoles a las autoridades competentes, las garantías necesarias que le permitan el buen desempeño de sus funciones, en este sentido la justicia debe contar con total autonomía e independencia, debe ajustarse a estándares internacionales y promover el respeto al Estado de Derecho.

Debemos contar con una cultura de transparencia y participación ciudadana; tendiente a prevenir la corrupción y generar el fortalecimiento de los valores democráticos, por medio de la implementación de programas de enseñanza – aprendizaje aplicados desde la primera infancia y en forma continua en todos los niveles del sistema educativo.

Es necesario garantizar la transparencia e igualdad de oportunidades en los procesos de selección de servidores públicos, cada proceso debe estar basado en criterios objetivos, prevaleciendo el mérito, la aptitud y la equidad. En toda institución pública deben existir códigos de conducta a ser cumplidos por sus servidores, los mismos que contendrán altos estándares de ética, transparencia, probidad e integridad.

Una gestión transparente incluye la efectiva participación de la sociedad civil, organizaciones sociales, la academia, sector privado, en general de todo ciudadano que desee dar seguimiento a la Gestión Gubernamental, para ello se les debe garantizar contar con la información fiscal en forma transparente, con presupuestos abiertos, acceso a los sistemas de compras y contrataciones públicas, etc.

Una Gobernabilidad Democrática se da sólo cuando el gobierno es abierto.