SUCESOS

Dos policías heridos durante procedimiento


Cuando trataban de hacer cumplir la ley interviniendo a un taxista que al parecer no respeto la luz del semáforo, dos policías terminaron heridos tras la reacción del populacho que interfirió la labor policial. Dos personas fueron detenidas para que respondan por esa agresión.

Huaquillas (Cheme).- Cuando trataban de hacer cumplir la ley interviniendo a un taxista que al parecer no respeto la luz del semáforo, dos policías terminaron heridos tras la reacción del populacho que interfirió la labor policial. Dos personas fueron detenidas para que respondan por esa agresión.

Este hecho ocurrió al promediar las 16H00 del domingo último, en la calle Santa Rosa, entre La Av. La República y Machala. Los uniformados perseguían al taxista quien en todo momento hizo caso omiso a las órdenes para que se detenga, haciéndolo recién en una zona de venta de comida.

Es el lugar donde los agentes intervienen al taxista, los comensales y más personas que transitaban por el lugar, se enfurecieron aduciendo que lo estaban maltratando, agrediendo con insultos a los agentes.

Estos al notar que la situación se salía de control, hicieron uso de sus gases pimienta. Cuando un agente esposaba al taxista, un iracundo sujeto atacó al policía quien terminó con el rostro ensangrentado, reaccionando sus colegas para imponer el principio de autoridad. Esto no fue entendido por el populacho que reaccionó, resultado una señora afectada, la misma que terminó en el Hospital Básico de Huaquillas.

El puesto ambulatorio de comida, terminó literalmente en un campo de batalla, donde platos, vasos, botellas entre otros objetos, fue usado por las enardecidas personas para lanzarlos contra los agentes. Los más perjudicados fueron las personas que no pudieron soportar el fuerte gas pimienta de dotación.

Si bien las leyes y normas son para cumplirlas, el comando policial ha anunciado que seguirá imponiendo el respeto y la confianza en la policía y quienes agredieron a los agentes serán denunciados debido a que ningún ciudadano puede interferir la labor policial.