PORTADA

El trasmallo se convirtió una actividad laboral y tradicional en Puerto Bolívar


(LRP).- La destreza que posee en sus manos, es la cualidad perfecta que tiene don Alipio Banchón, para trabajar día a día trasmallando redes de pesca en Puerto Bolívar. Esta actividad la realiza hace 20 años, la misma que le ha permitido mantener a su familia.

(LRP).- La destreza que posee en sus manos, es la cualidad perfecta que tiene don Alipio Banchón, para trabajar día a día trasmallando redes de pesca en Puerto Bolívar. Esta actividad la realiza hace 20 años, la misma que le ha permitido mantener a su familia.

Puerto Bolívar, por ser una de las principales terminales marítimas del país, es tradición y costumbre, que en las veredas de los diferentes hogares, se visibilicen largas redes de pesca; estas pueden ser tejidas por parte de los propietarios de las embarcaciones, que se dedican a la actividad pesquera o por quienes viven de esta labor.

Don Alipio, es de aquellas personas que trabaja en los exteriores de las viviendas de los pescadores artesanales que lo contratan para realizar los trasmallos de la red de pesca. Dijo que trasmalla en diferentes clases de redes, algunas son para pescado grande, otras pueden ser para pez pequeño y camarón.

Contó que este oficio nadie le enseñó, simplemente lo aprendió observando a otras personas. Señaló que antes trabajaba cogiendo larva, pero con el pasar de los años, esa labor se fue terminando, así que se dedicó a realizar trasmallos de red para pesca.

El hombre de 60 años acotó que esto le permitió mantener a su familia durante todo este tiempo y aunque gana poco, dice que ya no tiene edad para desarrollar otra actividad como la pesca. Contó que en un día trasmalla de 5 a 7 redes de pesca, dependiendo de la persona que tenga como ayudante.

Por cada red que trasmalla, gana 25 dólares, pues a comparación con otras personas que no están dedicadas a esta actividad, él es rápido. Afirmó que no todos los días trabaja, todo depende de los contratos que tenga.

“Cuando se paran las embarcaciones hay trabajo, pero a veces no. Otros prefieren pagar para que les hagan sus redes, ya que quienes nos dedicamos a esto les entregamos el trabajo rápido y en un día, sin que pierdan de laborar”, expresó don Alipio.