CIUDAD

Recinto electoral abrió con 40 minutos de retraso


La impuntualidad de los miembros de las Juntas Receptoras del Voto, provocó que a las 07:40 recién abran las puertas del Recinto Electoral de la escuela Alberto Cruz Murillo, ubicada en las calles Tarqui, entre Kléber Franco y Marcel Laniado.

(LB).- La impuntualidad de los miembros de las Juntas Receptoras del Voto, provocó que a las 07:40 recién abran las puertas del Recinto Electoral de la escuela Alberto Cruz Murillo, ubicada en las calles Tarqui, entre Kléber Franco y Marcel Laniado.

Rosita Paucar de 62 años de edad, llegó en compañía de su hija cerca de las 07:00, hora en que debía iniciar las votaciones, ella quería ser una de las primeras en sufragar, sin embargo, se encontró con la sorpresa que las puertas estaban cerradas, en el interior solo habían elementos de la Fuerzas Armadas dejando pasar a los miembros de la JRV, en su mayoría jóvenes universitarios.

El tiempo pasaba y las personas se iban aglomerando, cuando transcurrió cerca de 25 minutos, algunos empezaron a protestar, mientras los militares pedían calma, además cada que llegaban un miembros de mesa, recibía reproches, indicó Paucar.

Después de tantas exigencias y cuando habían cerca de 10 personas en los exteriores de la escuela, los uniformados abrieron las puertas, pero en el interior inició otras espera, porque las mesas no estaban instaladas, recién los biombos eran armados y las papeletas arregladas.

Cerca de las 08:00 se normalizó la jornada, aunque cada mesa tenía largas filas. Pero en esta institución educativa, no fue el único lugar que se presentaron inconvenientes, en el colegio 9 de Octubre, eran las 07:20 y los biombos recién se estaban armando.

“No es justo que uno madrugue para salir temprano y lleguen tarde estos jóvenes a cumplir con su jornada, solo toca tener paciencia y esperar”, expresó Manuel Carranza, quien le tocó sufragar en la mesa 36, justamente donde se presentaron los mayores inconvenientes.

En el colegio Ismael Pérez Pazmiño y en las Feria Mundial del Banano también se registraron retrasos, pero fue superados a tiempo. “Esto ocurre porque los jóvenes no son capacitados y tampoco les importa cumplir con su deber cívico”, manifestó un militar, quien prefirió no dar su identidad, pues no estaba autorizado.