OPINION

EDITORIAL: Buscar la verdad no es persecución


El anterior mandatario intenta desvirtuar la serie de acusaciones en su contra, sobre todo, apunta a enfatizar en que se trata de una persecución, algo totalmente erróneo.

El anterior mandatario intenta desvirtuar la serie de acusaciones en su contra, sobre todo, apunta a enfatizar en que se trata de una persecución, algo totalmente erróneo.

Buscar la verdad no es perseguir a alguien, es simplemente tratar de esclarecer, en derecho la serie de sospechas en torno a el supuesto manejo doloso de los fondos públicos.

Los contratos petroleros han levantado serias sospechas. Y es que la venta anticipada de crudo a China ha generado que hoy, por ejemplo, el país, no pueda contar con la apreciación del precio del barril en los mercados internacionales. Eso perjudica enormemente a la economía de los ecuatorianos.

El exgobierno se justifica en que eran necesarios los multimillonarios e impagables créditos para financiar la obra física que se hizo en la gestión del anterior.

Recordemos nomás el anillo vial a la altura de Bella India que sigue inconcluso, miremos la vía a Guayaquil y la carretera a Cuenca cómo están, observemos los centros de salud tipo C, los institutos tecnológicos, y demás obras que quedaron a medias o que sencillamente no se hicieron en nuestra provincia.

Por todas esas razones, sí hay que impulsar el esclarecimiento de todos estos contratos y negociaciones, a fin de determinar y encontrar las causas para que ya no se repitan hechos como los antes anotados, en los que anuncian obras para la comunidad y se quedan a la mitad, inconclusas o sencillamente no se ejecutan.