CIUDAD

Carlos Julio Emanuel: Cambiar las políticas económicas es la única forma de atraer la inversión privada


Carlos Julio Emanuel Morán, es guayaquileño, Doctor en Economía y PhD en Economía, graduado de la Universidad de Carolina del Sur en Estados Unidos. Exprofesor en Universidades de Carolina del Norte y Carolina del Sur, execonomista del Fondo Monetario Internacional en Washington

Carlos Julio Emanuel Morán, es guayaquileño, Doctor en Economía y PhD en Economía, graduado de la Universidad de Carolina del Sur en Estados Unidos. Exprofesor en Universidades de Carolina del Norte y Carolina del Sur, execonomista del Fondo Monetario Internacional en Washington, exgerente del Banco Central sucursal Guayaquil, exgerente general del Banco Central del Ecuador, exMinistro de Economía, exmiembro de la Junta Monetaria, promotor de la dolarización en el año 2000, consultor económico y financiero, autor de algunos libros en materia económica y financiera.

¿Qué tan beneficioso es para el país implementar el uso del dinero electrónico?

El término de dinero electrónico está mal denominado, porque en realidad son medios de pago electrónico, que ya tenemos como son las tarjetas de crédito, de débito.

El deseo que había en el gobierno anterior era que el Banco Central del Ecuador sea la única entidad en el país que de manera monopólica maneje todo lo referente a este medio de pago electrónico, porque atrás estaba el deseo de volver a emitir una moneda que no se puede hacer en la dolarización y eso era un proyecto muy peligroso.

Pienso que los medios de pago electrónico son necesarios y positivos, hay un enorme porcentaje de ciudadanos que no tienen acceso a la banca, porque no son sujetos de crédito, no pueden abrir cuentas de ahorro o corrientes, entonces para ellos es importante tener un medio que les permita pagar sus obligaciones de una forma segura, a través del uso de un teléfono como ocurre en varios países. La idea es buena, necesaria, profundizar la bancarización en el país, lo malo es que esta idea se la quiso tergiversar a través de la posibilidad que el BCE emita dinero electrónico y eso no se podía aceptar, a buena hora que el Presidente Lenín Moreno le dijo no a esa pretensión.

¿Cómo afecta a la economía del país el déficit en la balanza de pagos?

Lo importante en una economía es ver si crece o no, si crece significa que hay más empleo, capacidad de pago, satisfacción de las necesidades básicas de la población.

En el 2016, producto de esta equivocada política de frenar importaciones se implementaron salvaguardias, hubo un superávit de balanza comercial, ese año importamos menos de lo que exportamos y como resultado, en lugar de haber crecimiento hubo decrecimiento, cayó en 1.5 % y según estimaciones de la Cámara de Comercio se perdieron 270 mil empleos.

¿Cree que puede propiciarse con el nuevo gobierno una mayor apertura comercial con más países?

Hemos visto que el Ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, está empeñado en algo de esa naturaleza, ha visitado Estados Unidos, menciona que está buscando nuevos mercados en otros países, lo cual me parece la dirección correcta, pero si van a hacerlo o no, no lo sé. Siempre el comercio produce beneficios para ambas partes, todos ganan. En el gobierno de Alfredo Palacio y en el de Rafael Correa hubo la oportunidad para firmar el Acuerdo con Estados Unidos y no se lo hizo porque consideraron que el libre comercio es nocivo para los países y es por eso que nunca durante los diez años, exceptuando los últimos meses, propuso acuerdos comerciales con algún bloque económico.

¿Y de manera interna, cómo podemos ser más competitivos?

Hay una ONG internacional que se llama Foro Económico Mundial que funciona desde Suiza, y todos los años prepara el índice mundial de competitividad de 140 países, incluido Ecuador que está ubicado en el puesto 90, demostrando que somos un país poco competitivo, le ganamos a países como Cuba, Venezuela, Zimbabue, Corea del Norte, donde la competitividad es algo efímero.

Y no somos competitivos porque no buscamos la eficiencia en la producción interna, porque complicamos la manera de hacer negocios a todos los empresarios, Ecuador tiene una sobrecarga tributaria terrible, tenemos más de 65 impuestos en vigencia, 15 de los cuales son producto del gobierno correísta, asfixiando al sector productivo, restándole liquidez y por lo tanto no se puede competir correctamente.

También nos vuelve poco competitivos la falta de institucionalidad en el país, no hay independencia en los poderes del Estado, lo que aleja a los inversionistas, porque lo fundamental para un empresario extranjero es que se respete el estado de derecho, si viene una inversión con un marco jurídico y de repente cambia totalmente, si viene un capital y de repente se establezca un impuesto patrimonial a toda la inversión, eso se llama inseguridad jurídica.

¿Qué sugiere para disminuir el desempleo?

Sugiero lo contrario al anterior gobierno. No podemos seguir con un modelo económico que privilegia el gasto público, privilegia el sector público por encima del privado.

En los 6 años previos a la implantación del gobierno anterior (2000-2006), la economía creció en el 4.8 %, mientras que del 2007 hasta la fecha, ha crecido alrededor del 3 %, es decir, ha sido inferior, y con la gran diferencia que en el gobierno de Correa, se recibieron alrededor de 350.000 millones de dólares, una cantidad incomparable con lo que recibieron los anteriores gobiernos.

Ahí nace el problema, porque si una economía no crece, es muy difícil que pueda generar empleo, es más, ocurre lo contrario.

El presidente Lenín Moreno prometió en la campaña generar 250.000 plazas de trabajo por año y para que eso ocurra la economía tiene que crecer. No puede haber mejoramiento de la generación de empleo si el entorno macroeconómico es de decrecimiento.

¿Considera que el incremento de $ 11 al salario básico unificado para este año afecte al sector empresarial?

El propio Ministro del Trabajo cuando anunció el aumento de 11 dólares en el Salario Básico Unificado, manifestó que iba a recomendar al gobierno medidas para que las empresas no se vean afectadas, entonces que significa eso, que esa alza necesita que el gobierno busque algún tipo de medida para compensar el incremento. Hay un efecto perjudicial en el empresario, lo dijo el propio Ministro (Raúl Ledesma). Creo que el salario mínimo debe ser ajustado anualmente sobre bases técnicas y no políticas, basándose en la productividad y el efecto inflacionario, para que el poder adquisitivo se mantenga.

Si la inflación fuera cero, quiere decir que el salario mínimo no pudo haber subido un dólar, peor once dólares, si es negativa, lo técnico, sería bajar los salarios o por lo menos que se mantenga.

¿Qué sugiere cambiar para mejorar las perspectivas para este 2018?

Hay que reducir o eliminar impuestos, atraer la inversión extranjera, reducir el gasto público. También hay que reestructurar la deuda externa, que a la fecha suma 62 mil millones de dólares que representa el 60% del PIB.

Una de las preguntas de la Consulta Popular apunta a eliminar la Ley de Plusvalía, ¿Cómo ayudará eso a recuperar económicamente al país?

Si la Ley de Plusvalía frenó la venta de terrenos, de viviendas, el mercado de bienes raíces, entonces eliminarla, significará que se activará este mercado, es una buena decisión, por ello, estoy seguro que va a ganar, es una pregunta que tendrá una respuesta positiva y será efectivo para el crecimiento económico del Ecuador.

Activará el sector inmobiliario, si mejora es una señal de que habrá un punto de inflexión en el crecimiento de la economía.

¿Cree que debe ser sustituido el equipo económico del actual gobierno?

El equipo económico que tiene el presidente Lenín Moreno es la continuación del anterior gobierno, no creo que con las mismas políticas vaya a cambiar absolutamente nada, todos los que lo integran tienen la misma mentalidad.

Por ejemplo, la Ley de Reactivación Económica era realmente de recaudación, porque se establecían nuevos impuestos, entre ellos, cobrar un porcentaje para el retiro de efectivo de más de 5000 dólares, es decir pagamos impuestos a nuestro propio dinero.

A buena hora esto se ha eliminado, espero que no se les ocurra seguir ese tipo de medidas que son negativas. Pero si continúan no vamos a resolver los problemas sino que los vamos a agravar.