SALUD

Riesgos más comunes de la automedicación


De acuerdo con información del Ministerio de Salud, el 50% de la población ecuatoriana en el área urbana se automedica y el 63% en el área rural; siendo los analgésicos, antiinflamatorios y los antibióticos los medicamentos más utilizados en la automedicación.

De acuerdo con información del Ministerio de Salud, el 50% de la población ecuatoriana en el área urbana se automedica y el 63% en el área rural; siendo los analgésicos, antiinflamatorios y los antibióticos los medicamentos más utilizados en la automedicación.

De acuerdo con Gregory Celis, investigador clínico y director médico de Laboratorios Bagó del Ecuador, “se considera automedicación al uso de medicamentos por iniciativa propia, sin ningún tipo de receta médica, comprometiendo, en muchas ocasiones, la vida del paciente”.

El uso racional de medicamentos contempla la dosis correspondiente en el tiempo adecuado, en concordancia con las necesidades clínicas y requisitos individuales. “Cuando por cualquier motivo rompemos este esquema, ya estamos incurriendo en el uso irracional de medicamentos”, agregó el especialista.

Efectos comunes de la automedicación Hemorragias intestinales

Siendo los analgésicos uno de los medicamentos que con mayor frecuencia se utilizan en automedicación, el paciente podría presentar hemorragias intestinales.

Resistencia bacteriana

El uso de los antibióticos es el segundo grupo de fármacos más utilizado en la automedicación, originando la aparición de resistencia bacteriana en el paciente y provocando un gran problema de salud pública porque las bacterias pasan esa resistencia de generación en generación bacteriana.

Intoxicación

Las dosis son uno de los mayores peligros en la automedicación, pues en caso de administrarse medicinas sobre los rangos aceptados como terapéuticos existe posibilidad de sobredosis y si se administran en dosis inferiores a las necesarias, es probable que no se produzca el efecto deseado.

Empeoramiento de la enfermedad

Al no conocer con detalle las propiedades de los medicamentos y las dosis necesarias para contrarrestar la enfermedad, la automedicación puede ser el peor enemigo, porque agrava la patología.

Problemas cardiovasculares, cerebrovasculares y renales: Los medicamentos en dosis incorrectas y administrados por equivocación o por desconocimiento pueden generar daños al corazón, los vasos sanguíneos, el cerebro y el riñón.

Reacciones alérgicas

Si una persona se automedica corre el riesgo que los excipientes de los medicamentos le generen alergia, poniendo en riesgo su vida.

Si bien es cierto que existen medicamentos de venta libre, como analgésicos, vitaminas y productos homeopáticos; es importante controlar el consumo de estos fármacos ya que la salud de la persona podría ser la única afectada.

Para el director médico de Laboratorios Bagó, lo más recomendable “es evitar la automedicación y visitar a un médico que diagnostique realmente la enfermedad, ya que un simple dolor puede ser el inicio de algo mucho más grave”.