CANTONAL

Manuel Orlando Santos: “Betunar zapatos es un orgullo”


En las calles Bolívar y Machala, encontramos a Manuel Orlando Santos de 70 años de edad, quien desde hace 22 años, ejerce este oficio con orgullo.

(LB).- Los betuneros, también conocidos por lustradores de zapatos, ejercen una ‘profesión’ habitual en Pasaje. En las calles Bolívar y Machala, encontramos a Manuel Orlando Santos de 70 años de edad, quien desde hace 22 años, ejerce este oficio con orgullo.

El adulto mayor, quien nunca deja de sonreír, recuerda que antes de betunar zapatos, trabajó en el área de Agua Potable en el Municipio de Machala, esto hace unos 30 años.

Explicó que de un día para otro le agradecieron sus servicios, le afectó porque antes lo enviaron por dos años al oriente ecuatoriano, para poner alcantarillado en los barrios alejados, esto le costó el divorcio y desde que regresó vive solo en su casa cerca del balneario Las Cochas.

Dijo que por la falta de empleo hace 22 años agarró un cajón de madera y fue a betunar zapatos, pero para ese instante ya habían otros trabajando en el parque Abdón Calderón, pero fue bien recibido. Lamenta que varios ya han fallecido.

Dijo que por su carácter siempre ha conversado con sus clientes, ha escuchado trágicas historias y otras que lo han motivado a salir adelante.

“Una vez escuché a un joven que se quería matar porque su novia lo dejó, entonces para suicidarse quería ponerse un terno y tener los zapatos limpios, pero logré convencerlo que no lo haga, años después ya lo ví pasar con una señora y dos hijos, aún me recordaba y se acercó a saludarme, me dio un abrazo y me agradeció”, confesó.

Con las manos manchadas, indicó que su jornada inicia a las 06:00 hasta las 17:00, pero por no hay bus para ir a su casa. En un día bueno gana hasta 15 dólares, pero a veces no tiene ni para comer, pero siempre es bendecido por Dios y nunca le falta el alimento.

Hace dos años fue desalojado del parque central y está en su puesto actual. Aseguró que hasta el último día de su vida no dejará de trabajar y es feliz de ver como la ciudad que tanto ama ha ido creciendo.