OPINION

EDITORIAL: Juicio político a Glas


Luego de que la Corte Nacional de Justicia sentenciara al vicepresidente sin funciones, Jorge Glas Espinel, a seis años de reclusión menor, por ser el supuesto autor del delito de asociación ilícita, en la trama de corrupción de la costructora brasileña Odebrecht, esta vez, es la Asamblea Nacional la que tiene que decidir el futuro político del segundo mandatario.

Luego de que la Corte Nacional de Justicia sentenciara al vicepresidente sin funciones, Jorge Glas Espinel, a seis años de reclusión menor, por ser el supuesto autor del delito de asociación ilícita, en la trama de corrupción de la costructora brasileña Odebrecht, esta vez, es la Asamblea Nacional la que tiene que decidir el futuro político del segundo mandatario.

El jueves anterior, resolvieron que este domigo, es decir, mañana, decidirán si lo llaman a juicio político o no.

Para el efecto, el ponente del proceso contra la segunda autoridad del país, debe completar los soportes sobre los que sustenta su pedido.

Ecuador atraviesa un momento histórico por antonomasia. El vicepresidente no solamente que está preso, sino que ahora podría ser destituido de forma oficial de comprobarse las presuntas irregularidades detectadas en su gestión.

Pero el país quiere más. Para los ecuatorianos no es suficiente con "ver rodar la cabeza" del segundo mandatario.

Varias son las voces que apuntan al jefe de Glas. Y no nos referimos a su tío, que según las investigaciones, sería un simple testaferro.