PORTADA

Marimbas y poemas afros con un claro mensaje


Ubuntu es el grupo que entona canciones con letras cargadas de orgullo por su etnia.


El grupo esmeraldeño Ubuntu entona canciones con letras cargadas de orgullo por la negritud, que muestran la importancia de ser parte de un pueblo ancestral que resiste la discriminación histórica, pero, a la vez, esos temas están llenos de reclamos a la sociedad que pretende “blanquear” el alma de los afroecuatorianos para así hacerlos “merecedores de algún tipo de reconocimientos”.

Aunque las marimbas, los cununos y las maracas le imprimen alegría a estas letras, al punto que le trasladan a ese mundo donde mover las caderas, los hombros y cantar es casi una obligación, lo más importante es que ese sabor es parte de la esencia de los afros.

Pareciera que esa alegría que les caracteriza viniera en sus genes, en la sangre y en la memoria milenaria.

De la mano del maestro Lindberg Valencia y de la privilegiada voz de Karina Clavijo, el grupo Ubuntu se encargó de cerrar con broche de oro el Primer Seminario Intercultural organizado por la Secretaría Ejecutiva del Concejo Cantonal de Protección de Derechos de Cuenca, que se celebró el viernes pasado en el Museo Pumapungo.

Objetivo

La secretaria ejecutiva del Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Cuenca, Silvia Oleas Vivar, explicó que para el evento invitaron a miembros de pueblos y nacionalidades de diferentes áreas del país, por ejemplo las poblaciones del Oriente, afro e indígena con el objetivo de generar un encuentro.

“Es importante que no solo se vea la interculturalidad como un sinónimo de folclor, sino que nos lleve a conocer esa sabiduría ancestral que tienen los pueblos y nacionalidades, por eso iniciamos el encuentro con una ceremonia indígena y la finalizamos con música afro”, explicó Oleas.

Durante el seminario se hicieron mesas temáticas en las que se trataron temas como la alimentación, la educación, reconocimiento a las culturas que hay dentro de cada pueblo o comunidad.

“Cuenca necesita este tipo de espacios, de diálogos abiertos, para reconocer la diversidad y la riqueza que tenemos como país”, considera Nila de Aguiar, representante del pueblo afroecuatoriano en la ciudad, quien tiene a su haber una importante trayectoria.

Participación

Otra de las participantes en el congreso fue la poeta y presidenta de la Coordinadora Nacional de Mujeres Negras, Conamune, Irma Bautista, quien compartió cómo el racismo y la discriminación están latentes en la sociedad ecuatoriana y que, de una manera inconsciente, se hiere al pueblo afro una y otra vez.

En vista de este panorama, plantean que se deben fortalecer las políticas públicas de inclusión a la educación, a lugares de poder, en donde el pueblo afro tenga posibilidad de tomar decisiones y de guiar a su gente a que conquisten un futuro próspero y digno.

Por su parte, Lenín Montaguano, representante de la Nacionalidad Zápara estuvo presente en el congreso para hablar acerca de la falta de calidad en la educación dentro de los pueblos y nacionalidades indígenas en comparación con la que se recibe en las ciudades.

Entre los temas que se plantearon, estuvo la importancia de mantener vigente su lengua zápara porque ya son pocos quienes la hablan y sería una lástima perder otro idioma ancestral, explica que sería perder también una rica visión del mundo.

Roberto Ochoa, conocido como Taita Roki, también estuvo en el encuentro aportando con sus conocimientos ancestrales y haciendo el tradicional ritual de la chakana para bendecir el encuentro que se repetirá cada año, según acordaron el día del evento.

Esta manifestación sigue siendo una forma de resistencia dentro de los pueblos andinos porque, más allá de la colonización y el sincretismo que es evidente en las manifestaciones culturales, se mantiene la esencia milenaria de los pueblos.

Para finalizar, Irma Bautista deleitó con las letras de sus poemas que hablan acerca de la discriminación racial, pero que cualquier persona, que, en determinado momento, haya sentido la amargura de ser tratado con desprecio no solo por su color de piel sino por su nacionalidad, la forma de su rostro, cabello o simplemente por ser diferente, puede sentirse identificado. (Tomado de diario El Tiempo)

Poema Alma Negra

Por: Irma Bautista

Me dijeron alma negra, y yo respondí llorando si se me estaban acusando de lo que yo no había hecho.

Sentí que tenía derecho a ser bien reconocida porque no tenía la culpa de ser de negra nacida. La culpa tenía mi padre que a una negra cautivó y me trajeron al mundo con el pelo enchurruscao con la nariz achatada y con el labio engruesao.

De niña me hacían sentir que todita yo era fea y acusaban a mi padre que la raza había dañao. Entonces cuando crecí demostré mi sapiencia me decían unas cosas que me daban complacencia, siempre que me las decían mi pecho se erguía orgulloso, mi corazón palpitaba de placer.

Es que no me daba cuenta que con eso me engañaban que en sus palabras negaban la negrura de mi piel y que con frases bonitas me introducían al blanqueo reconociéndome en ellos los méritos del poder.

Qué memoria la que tienes, que negra ni te pareces, a pesar de ser negrita eres tan inteligente, eres negra de alma blanca me dijeron muchas veces, con eso mi alma volaba pensando que era distinta porque a pesar de ser negra me aceptaba mucha gente.

Es que no me daba cuenta del mensaje introducido, que cada alabanza de esas me alejada de mi nido.

Hasta que un día desperté sintiendo mi alma de negra, que yo pertenezco a un pueblo que negra tiene su piel, que sus valores de negros tienen que reconocer, que el color solo es color ser negro tiene un valor, que mi alma para ser buena no tiene por qué ser blanca, que mi alma negra es de negra que no es de color de insulto, que es el color de mi pueblo del que orgullosa yo estoy.

Hoy agradezco a mis padres, admiro y amo a mi madre, que en complacencia y valor dieron negrura a mis genes y mi alma hermoso color.