OPINION

EDITORIAL: Alta sismicidad


El último año ha sido de alta actividad sísmica en el país. El año anterior, el momento cumbre fue el del terremoto que azotó a Manabí y Esmeraldas, fundamentalmente, sin embargo, este 2017, los movimientos telúricos han continuado.

El último año ha sido de alta actividad sísmica en el país. El año anterior, el momento cumbre fue el del terremoto que azotó a Manabí y Esmeraldas, fundamentalmente, sin embargo, este 2017, los movimientos telúricos han continuado.

Sí, la tierra sigue temblando y con ello, las reflexiones sobre nuestra real capacidad de reacción ante eventos naturales de esta magnitud.

No obstante, el estar nosotros preparados para enfrentar desastres naturales no es la única preocupación.

También debemos estar atentos en nuestra infraestructura, si es que está construida con las características necesarias que permitan afrontar este tipo de eventos.

Todo apunta a que se enfatizará en la capacitación a las personas para actuar ante emergencias.

Continúan también las capacitaciones en torno a edificaciones antisísmicas. Pero todo esto debe ir de la mano con la preocupación de la propia ciudadanía por informarse siempre ante los organismos oficiales y evitar expander la ola de rumor que lo único que provocan es caos y desinformación.