OPINION

EDITORIAL: A “purificar” los planteles


Es momento de reconocer que el sistema educativo del país no atraviesa el mejor de sus momentos.

Es momento de reconocer que el sistema educativo del país no atraviesa el mejor de sus momentos.

Y no pasa por la calidad de la educación, que es materia de otro tipo de análisis. Pero sí de las circunstancias que rodean a los centros de estudios del país.

Cada día aumentan las denuncias de casos de aparentes abusos sexuales dentro de los plantes, perpetrados por los propios docentes.

Pero otro problema que está en proceso de aniquilación de generaciones enteras, tiene que ver con el expendio de droga dentro y fuera de escuelas y colegios, ante la pasividad indignante de las autoridades.

Y los problemas surgen con el gobierno de Rafael Correa, porque en su gestión se estableció una tabla de uso y consumo de droga; además, en su gestión, se eliminaron los auxiliares de servicio de los planteles, por un tema estrictamente presupuestario.

Entorno a esas líneas gira el tema de las drogas. Porque el que les vende a los niños, niñas y adolescentes, lleva consigo cantidades permitidas de estupefacientes y, además, las criaturas no tienen ningún tipo de control en sus escuelas.

Antes, por lo menos, los conserjes estaban pendientes que los pequeños no salgan. Ahora, que Dios se ampare de ellos.

Es una necesidad imperativa la eliminación de esa tabla de consumo y también contar con, al menos, un conserje por plantel que se preocupe que los pequeños no salgan de sus planteles en horas no establecidas.