OPINION

Preocupa más impuestos


Lenin Gomezcoello Navas

En una conversación casual un servidor público de nivel medio alto manifestó su preocupación por las reformas tributarias que implican más cargas económicas para todos, pero también lo expresaba en su caso particular porque por las limitaciones a cargas familiares de gastos deducibles que se propone su salario necesariamente se vería afectado, ya que esta fijo desde hace varios años atrás, y en los últimos tiempos por una u otra causa las cargas tributarias se han incrementado.

Realmente los entretelones políticos y jurídicos de lucha contra la corrupción de la década timada han generado que al parecer la parte económica este en segundo plano, cuando la situación tal como esta y se propone amerita atención, pues las necesidades económico financieras del Estado, son altas y están parcialmente desfinanciadas, sin soluciones nuevas ni más creativas que el incremento de cargas tributarias y arancelarias.

No se avizora la generación de nuevas plazas de trabajo ni inversión nacional o extranjera importante que vaya a incrementar el volumen de la masa de dinero en el país, esa situación nos está llevando a más impuestos que a la larga terminarán siendo cotidianos y aceptados como todas las normas, sean justos o no.

Tampoco existe valor agregado en propiedad intelectual que se proyecte vaya a generar ingresos a la economía del país, en ninguno de los ámbitos de la ciencia, quedando finalmente el incremento de cargas tributarias como mecanismo para resolver los problemas de la economía del Estado.

La división del oficialismo en la asamblea nacional entre morenistas y correístas, sumada a la crítica de la oposición en varios temas de la proyectada reforma tributaria, que aparentemente se asemeja a las viejas leyes trole con las que se reformaban varias leyes, práctica que fue frecuente en la gestión de la década pasada, pues con las disposiciones derogatorias desde el año 2008, se realizaron cada vez y cuando reformas en varios aspectos con ese estilo, totalitario.

Ojalá los debates y votación que se hagan del proyecto de reforma tributaria económico urgente en realidad se practiquen artículo por artículo, no por capítulos ni en un solo acto legislativo en conjunto el proyecto completo, pues posiblemente eso traería que el proyecto sea negociado contra intereses protervos que afecten la lucha contra la corrupción a la que legítimamente tiene derecho el pueblo ecuatoriano y las soluciones financieras que el Estado requiere.

Los votos correístas pretenderán jugar a las viejas prácticas de negociación de lobby de poder. Veamos.