OPINION

¿Hasta cuándo corrupción?


Milton Ortiz Barrezueta

"HASTA LA VICTORIA SIEMPRE”, podría haber contestado un despistado sanduchero reclutado para las sabatinas, ante la pregunta de su jefe.

Otro más “radical” de A.P. argumentaría que la corrupción también, se dio en tiempo de la partidocracia y que por último la corrupción ya es global entre políticos, artistas, directivos de grandes empresas que han evadido impuestos y realizado actos de corrupción en todo el mundo, y que lo más importante es salvar la revolución y seguir con las grandes obras, y que las “comisiones” son por asesorías profesionales.

Lamentablemente en Ecuador los actos de corrupción son tan escandalosos que solo nos supera Venezuela, las denuncias realizadas por el Presidente de la República, donde están involucrados importantes actores políticos y funcionarios de alto nivel del anterior gobierno son hechos que indignan y avergüenzan al país.

Hoy recién se confirma y se da la razón a los patriotas que tuvieron la valentía de enfrentar las ofensas, persecución y encarcelamiento para mantener incólume la dignidad de los ecuatorianos; para ellos, el reconocimiento de la población deber ser unánime.

En este festín de miles de millones de los recursos del pueblo, pasan de agache las pequeñas raterías de algunos empleados públicos de segunda categoría que en bajos sueldos, se enseñaron a su estándar de vida cómodo a base de coimas y chantajes. O aquellos politiqueros que aparecen de la noche a la mañana con grandes fortunas ilegitimas sin haberse siquiera sacado la lotería, por eso, muchos no estamos de acuerdo con ese torpe criterio “si hace obra no importa que robe”. Al contrario, existen ejemplos de autoridades y servidores públicos que hacen honor a la responsabilidad entregada, y continúan impulsando el cambio de estructuras basadas en valores, y principios.

Por ello, deberíamos aspirar a que ya no existan escándalos de corrupción, que la crisis económica cuya consecuencia la tendremos que pagar todos no se siga incrementando, los corruptos a la cárcel y que esta lamentable tragedia no se vuelva a repetir.

Para reivindicar nuestros derechos a no estar contaminados por esas escorias en lo que corresponde a nuestra provincia, las autoridades de control tienen que obligatoriamente aclarar que ha sucedido con la concesión de Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar, la planta de gas de Bajo Alto, el paso elevado de Bella India, las obras contratadas a dedo y con sobreprecio. Los auditores que están contaminados con el prófugo de la justicia Carlos Polit, no pueden ser parte del equipo de trabajo.