OPINION

EDITORIAL: Delitos en El Oro


El robo es el más común de los delitos registrados en la provincia. Todavía en este país creemos que la violencia se la frena con más violencia. Que la delincuencia se la soluciona con más policías.

El robo es el más común de los delitos registrados en la provincia. Todavía en este país creemos que la violencia se la frena con más violencia. Que la delincuencia se la soluciona con más policías.

Quizás obedece a un nivel insospechado de ingenuidad este tipo de acciones de “remediación”, o quizás porque –insistimos en esto- somos reactivos antes que propositivos.

Al momento tenemos cárceles repletas y que pese a los múltiples esfuerzos, siguen siendo universidades del delito.

Por esta razón, los delincuentes siempre están un paso adelante. Tienen mejores armas, mejores métodos, tienen identificados los puntos críticos de cada calle, saben cómo pasar desapercibidos, etc.

La característica fundamental del robo, según el Código Orgánico Integral Penal, es que se trata de un delito que incluye violencia de por medio.

Bajar las cifras de la delincuencia es tarea de todos, indudablemente. Mucho tiene que ver el tipo de educación generada desde el hogar, evitar que los niños y niñas crezcan en hogares disfuncionales.

Pero al margen de esto, también en reducir los índices de todo lo inherente a corrupción en cada persona. Y para lograrlo, debemos ser mejores seres humanos.