OPINION

Zaruma colapsa: ¿Por la minería o por negligencia de las autoridades?


Arq. Edgar Rolando Silva Valverde

Zaruma es una ciudad minera situada en la provincia de El Oro. Ha sido explotada intermitentemente desde la época colonial, tras varios periodos de actividad, se encuentra bajo la superficie gran cantidad de galerías mineras unas activas y otras abandonadas que ocasionan inestabilidad del terreno. En enero de este año, empezó a observarse un importante asiento de terreno en un área céntrica de la ciudad.

Estos asentamientos de la superficie, son debido a la explotación indiscriminada sin ningún control, de trabajos mineros o construcción de galerías subterráneas: la cual consiste en el hundimiento de la superficie del terreno con motivo de la deformación y/o colapso de galerías generadas para la extracción de minerales o la construcción de túneles respectivamente cuando los terrenos colindantes intentan ocupar el vacío generado. También son generados por erosión subterránea, conocido como "tubificación" o "piping", se produce por un proceso mecánico de arrastre de partículas de suelo causado por el flujo de agua provocadas por tuberías de aguas servidas y agua potable averiadas y falta de drenajes de aguas lluvias. A estas zonas hay que darles una vigilancia especial en cuanto a su mantenimiento en condiciones de seguridad al tratarse de su centro histórico. Este es un fenómeno geológico llamado SUBSIDENCIA del terreno, es un riesgo natural que afecta a amplias zonas del territorio causando importantes daños económicos y una gran alarma social, no suele ocasionar víctimas mortales, aunque los daños materiales que causa pueden llegar a ser cuantiosos. La explotación minera genera este fenómeno, la cual es la causante de originarse grietas en las estructuras de las edificaciones, hundimientos de suelos contiguos al socavón, lo que a un corto plazo, estimo que se suscitara el hundimiento de diversas viviendas.

Aunque se deje de trabajar en la minería, taponar las entradas a las bocaminas, ampliación de la zona de exclusión minera, ordenanzas para su control y sanciones, controles militares, cese de las concesiones mineras, regularización de los mineros artesanales y ahora el estado de excepción; son soluciones emprendidas lastimosamente que no han frenado la agresión salvaje a la que está sometida; la negligencia de las autoridades permitieron, que la actividad minera sea un monstruo. Mientras tanto, el terreno se sigue subsidiando por espacios muy cortos de tiempo, generando que las grietas de tensión en la superficie de la tierra destruyan la infraestructura vial, habitacional, sanitaria, incluso a los dueños de las viviendas afectadas, los destruye emocionalmente.

Los moradores de las casas afectadas, la Directora de la escuela La Inmaculada, denuncian a las compañías mineras y a los llamados Sableros, por la aparición de las grietas en sus viviendas, por cuanto los asentamientos de la tierra en ese lugar, está relacionado en forma directa con la actividad minera. Preocupación tal que las grietas existentes y la formación de nuevas, personalmente monitorean para estar preparados ante un desenlace final.

Los trabajos que se están realizando para estabilizar el área donde se produjo el socavón, es una medida puntual y temporal, con muy bajo costo, es hasta que el terreno que ya está inestable, lo permita. Claro, siempre hemos sido conformistas, no lo toleremos, porque es el enemigo del crecimiento.

La ciudad de Zaruma necesita proyectos integrales para la seguridad de sus habitantes y no medidas que actúen como parches para solucionar problemas puntuales y temporales; para ello debemos exigir la recuperación y estabilización integral e inmediata del subsuelo, mediante el relleno completo de las minas con materiales compactos o haciendo un estudio muy cuidadoso de la mecánica de rocas de los yacimientos y de la dinámica que pueda presentar el proceso para minimizar los costos, es decir construir estructuras tipo pórticos solo únicamente en aquellos sectores de la mina que presenten un riesgo real de colapso, tanto de hormigón armado, metálicas o de madera según el caso lo amerita, a lo largo de la cavidad; esto lo deciden los especialistas y la construcción del sistema integral de alcantarillado, agua potable y aguas lluvias del cantón.